Categorías
Plantas Medicinales

El potencial terapéutico de algunas verduras

Qué es el Indol-3-Carbinol

El indol-3-carbinol es un producto derivado de la glucobrasicina glucosinolato también conocido como indol-3-glucosinolato. Los glucosinolatos se encuentran principalmente en los vegetales crucíferos (brócoli, col, col de Bruselas, coliflor, col rizada, nabos, etc.).

Entre las recomendaciones que se dan para seguir una buena dieta, está el consumir diariamente 5 raciones de verduras frescas y 5 raciones de frutas frescas.

En un antiguo tratado Romano de medicina se afirma que “si aparece una úlcera cancerosa en las mamas, aplíquese una hoja de col machacada y se pondrá bien”. Con el machacar una hoja de col, el indol-3-glucosinolato se convertiría en indol-3-carbinol entre otras reacciones (Albert-Puleo M. Physiological effects of cabbage with reference to its potential as a dietary cancer-inhibitor and its use in ancient medicine. J Ethnopharm, 1983; 9:261-272).

El Indol-3-Carbinol activo

El propio I-3-C no es activo. Cuando el I-3-C entra en contacto con el ácido gástrico se convierte en sus metabolitos activos, el diindoilmetano y el indoilcarbazol. Por eso, el I-3-C administrado parenteralmente no produce metabolitos activos.

En la actualidad, sabemos que el I-3-C puede modular el metabolismo de los estrógenos. También puede tener efectos anti-aterogénicos, antioxidantes y anticancerígenos.

Indol-3-Carbinol y los desintoxicantes de nuestro cuerpo

El I-3-C puede estimular a las enzimas naturales desintoxicantes de nuestro cuerpo.

Se ha demostrado que los metabolitos estrogénicos 16 alfa-hidroxiestrona y 4-hidroxiestrona son cancerígenos y se cree que son responsables los posibles efectos cancerígenos del estrógeno. Por otro lado, se ha descubierto que el metabolito estrogénico 2-hidroxiestrona es protectora contra varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mamá. Se ha demostrado que el I-3-C aumenta la relación de 2-hidroxiestrona a 16 alfa-hidroxiestrona y también inhibe la 4-hidroxilación del estradiol (Bailey GS, Hendricks JD, Shelton DW et a. Enhancement of carcinogenesis by the natural anti-carcinogen indole-3-carbinol. J Natl Cancer Inst. 1987; 78:931-934).

El I-3-C restaura la función del gen supresor p21

Algunos estudios han demostrado que el I-3-C restaura la función del gen supresor p21, retrasa la propagación de células aberrantes de próstata y mama e induce la apoptosis de células aberrantes.

Como ya lo mencioné arriba, el I-3-C induce la síntesis de 2-hidroxiestrona. Se he descubierto que la 2-hidroxiestrona inhibe la oxidación de la lipoproteína de baja densidad. Esto nos indica que el I-3-C tiene un efecto antioxidante indirecto. Parece que la 2-hidroxiestrona también tiene la capacidad de inhibir la proliferación del músculo liso. La inhibición de la proliferación de músculo liso y la inhibición de la oxidación de LDL son importantes para los efectos anti-aterogénicos del I-3-C.

Estudios sobre el I-3-C

Algunas de nuestras investigaciones nos han demostrado que el I-3-C puede ser útil para inhibir la formación de quistes de papilomatosis causados por el virus del papiloma humano, incluyendo en la boca, los pulmones y las cuerdas vocales.

Parece que el tratamiento con I-3-C durante 12 semanas causa una regresión completa de la neoplasia intraepitelial cervical en el 50 % de las pacientes con estadio II-III de la NIC (Bell MC, Crwoley Nowick P, Bradlow HL et al. Preliminary results of the use of indole-3-carbinol in the treatment of CIN. Gynecol Oncol 2000; 78:123-9).

Hay un estudio que reporta por primera vez que el I-3-C ejerce efectos anticancerosos en las células tumorales pancreáticas in vitro. Se ha demostrado que el I-3-C inhibe el crecimiento de varias líneas de células cancerosas ováricas lo mismo que sobre el cáncer de mama y de próstata.

Los efectos anticancerígenos del Indol-3-Carbinol

El ensayo mencionado se enfocó en los efectos anticancerígenos en varios biomarcadores moleculares y celulares del cáncer de páncreas. Se investigaron los efectos del I-3-C sobre la proliferación celular, la apoptosis, la expresión de la DT-diaforasa, la expresión de Cox-1 y 2, la expresión de NFkappaB y sus efectos sobre la invasión celular tumoral.

Una de las claves acerca de la causa del envejecimiento es que los animales senectos desarrollan autoinmunidad. La autoinmunidad consiste en que el cuerpo se hace alérgico a sus propias células y empieza a destruirlas. Los autoanticuerpos provocan una respuesta inflamatoria crónica. Cuando los autoanticuerpos atacan, por ejemplo, a las articulaciones, se presenta la artritis reumatoide. Se conocen aproximadamente 60 enfermedades autoinmunes. Entre éstas, encontramos a la esclerosis múltiple, la alopecia areata, el vitíligo, la espondilitis anquilosante, etc.

El tratamiento convencional y la administración de corticoides

El tratamiento convencional se basa en la administración de corticoides e inmunosupresores, lo cual causa graves efectos adversos (Alving CR, Swartz GM Jr. Antibodies to cholesterol, cholesterol conjugates and liposomes: implications for atherosclerosis and autoimmunity. Crit Rev Immunol. 1991;10(5):441-53.

Varios estudios realizados en algunas universidades en ratones autoinmunes — los cuales usualmente desarrollan enfermedad renal mortal autoinmune– mostraron buenos resultados con el I-3-C.

Un efecto importante del I-3-C

El I-3-C tiene un efecto importante protector contra la autoinmunidad. Las pruebas demostraron que este complemento alimenticio redujo drásticamente la enfermedad renal autoinmune. Después de un año, todos los animales que recibieron el complemento todavía estaban vivos, comparado con solamente el 30 % de los controles. Dos meses más tarde, todos los controles habían muerto, mientras que muchos de los ratones que recibieron el I-3-C sobrevivieron otros 6 meses y unos pocos sobrevivieron durante más de 20 meses; casi el 50 % más que los ratones controles.

Se ha notado en forma interesante que la restricción calórica podría tener los mismos efectos en los ratones autoinmunes (Ogura M, Ogura H, Lorenz E, Ikehara S, Good RA. Undernutrition without malnutrition restricts the numbers and propor tions of Ly-1 B lymphocytes in autoimmune (MRL/I and BXSB) mice. Proc Soc Exp Biol Med. 1990 Jan;193(1):6-12). La restricción calórica revierte la autoinmunidad y extiende el período de vida.

Los efectos de la restricción calórica y el I-3-C

Pues bien, se cree que el I-3-C puede imitar los efectos de la restricción calórica y prolongar el período de vida (Howitz KT, Bitterman KJ, Cohen HY, et al. Small molecule activators of sirtuins extend Saccharomyces cerevisiae life span. Nature. 2003 Sep 11;425 (6954):191-6. Epub 2003 Aug 24). El I-3-C y la restricción calórica afectan a un proceso conocido como metilación (Morse MA, LaGreca SD, Amin SG, Chung FL. Effects of indole-3-carbinol on lung tumorigenesis and DNA methylation induced by 4-(methylnitrosamino)-1-(3- pyridyl)-1-butanone (NNK) and on the metabolism and disposition of NNK in A/J mice. Cancer Res. 1990 May 1;50(9):2613-7). Puedo mencionar que la metilación es una reacción bioquímica que sucede en forma natural dentro de nuestro cuerpo. Este proceso disminuye con la edad y se altera con la autoinmunidad (Yung R, Ray D, Eisenbraun JK, et al. Unexpected effects of heterozygous dnmt1 null mutation on age-dependent DNA hypomethylation and autoimmunity. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2001 Jun;56(6):B268-76).

Estudios sobre el I-3-C

Las últimas tendencias en la investigación nutricional y oncológica están examinando cómo ciertos compuestos fitoterapéuticos afectan a los genes, utilizando microarreglos de ADN. Los microarreglos para el I-3-C muestran que esta substancia natural ejerce un potente efecto en los genes relacionados con el cáncer. Entre otras cosas, estas substancias activan a los genes tumorales supresores, a otros genes que destruyen a las células cancerosas y a los genes que nos desintoxican de agentes químicos. También el I-3-C suprime genes que capacitan a las células cancerosas a comunicarse con otras células. Esta capacidad para entrar en las células cancerosas y activar o desactivar genes es una poderosa arma contra el crecimiento del cáncer. Esta habilidad para ejercer estos efectos sin alguna toxicidad (como lo hace el I-3-C) lo convierte en un agente quimiopreventivo extremadamente deseable.

En pocas palabras, el I-3-C se usa para la prevención y tratamiento del cáncer de mama, cáncer de colon y otros tipos de cáncer. También se usa oralmente para fibromialgia, papilomatosis laríngea, displasia cervical y en varias enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico. Varios estudios demuestran que es útil para equilibrar los niveles hormonales, desintoxicar a los intestinos y el hígado y para apoyar al sistema inmunológico.

¿Te interesa obtener consulta médica presencial con el doctor Solórzano? Puedes obtener todo la información dando clic aqui en Consulta médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *